La Ermita

Actualmente, la puerta principal está en el Patio de San Francisco y, aunque originariamente no fue así, la ermita tiene una sola nave y un crucero; la decoración es más bien austera. Allí se encuentra, en su altar mayor, durante todo el año la Virgen de la Soledad.